Línea Quadro: elegancia y vanguardia

 

El mármol es un aliado interesante de las tendencias modernas, y lo más importante, es que no necesita estar en todos lados, sino que puede ubicarse en sitios claves y conformando sólo parte de estructuras.

Dada su resistencia y durabilidad, es ideal para espacios de alto tráfico, tanto en áreas residenciales y comerciales, como en interiores o exteriores. Su uso es variado, en pisos y paredes de acuerdo al diseño y a las necesidades del ambiente, además de  áreas sociales, baños, cocinas y terrazas, entre otros.

Marmoca, Vive el Mármol, al día con las tendencias en decoración y estilos en piedra natural, ofrece una variedad en baldosas de mármol, entre las que destacamos en esta ocasión,  la Línea Quadro, es el mármol clásico, en presentación de baldosas en gran formato, lo que lo hace profundamente elegante.

En líneas generales, se recomienda la colocación de tonalidades beige para crear ambientes cálidos, sobrios y combinables con los otros recursos de diseño. Los mármoles más solicitados de La Línea Quadro, son el Crema Marfil; Blanco Macael, Crema Galala, y Crema Golden, seguidos del Blanco Thassos y Blanco Carrara.

Otra de sus ventajas es la presentación de  baldosas de gran formato en sus diferentes presentaciones: 60x60, 80x40 y 60x30 con acabados rústico, pulido y anticado. El mármol anticado es un material que por su acabado denota elegancia y sofisticación. Es fácil de limpiar y muy resistente. Se recomienda su uso en pisos, duchas, paredes, piscinas, fachadas, etc.

Desfase en la instalación

Es recomendable especialmente para la instalación de formatos rectangulares, ya que se logra disimular cualquier detalle mínimo de medidas que tenga el material y que se alcance observar al colocar las baldosas.

Mantenimiento

El mantenimiento diario de la piedra natural es muy sencillo y económico a través de la limpieza: con agua y productos que contengan un PH Neutro. Los mármoles pulidos pueden perder el brillo total o parcialmente, con el paso del tiempo y el uso de productos no aplicables a las piedras naturales. Por tanto el mantenimiento periódico debe ser realizado por profesionales, conocedores tanto de los productos, como del tipo de piedra a trabajar.

Volver